formacion del hombre

El niño es el instrumento que no sólo hace amar a cada uno el propio rincón de la tierra y le hace adherirse a las propias costumbres, sino que es también, por la misma razón, el vehículo para pasar a través de la evolución de la civilización. Después de muchos estudios, se ha llegado a la conclusión de que los dos primeros años de vida son los más importantes, porque durante ellos, se dan los desarrollos fundamentales que caracterizan la personalidad humana.  

En tanto el recién nacido no tiene nada, apenas el poder de moverse, a los dos años, el niño habla, corre, comprende, reconoce las cosas del ambiente. Luego se prolonga todavía más su infancia, en la edad de los jueos, organizando sus creaciones inconscientes y haciéndolas conscientes en sí mismo.

formacion del hombre 01La vida se divide en períodos bien distintos. Cada período desarrolla propiedades que están dirigidas en su construcción por las leyes de la naturaleza.

Si no se respetan estas leyes, la construcción del individuo puede resultar anormal. Pero teniendo cuiddo de ellas, con la preocupación de descubrir y secundar las leyes del desarrollo, se pueden manifestar caracteres jamás conocidos y soprendentes, en los que poco a poco se van viendo las internas y misteriosas funciones que dirigen la creación psíquica del hombre.

El niño tiene grandes poderes que nosotros desestimamos. En la civilización actual uno de los peligros más amanezadores es el ir contra la ley de la naturaleza al educar al niño y sofocarlo o deformarlo en función del error de prejuicios comunes.

El hombre es ese ser superior dotado de inteligencia, que tiene una gran misión en la tierra: transformarla, conquistarla, utilizarla, construir un mundo nuevo maravilloso que supere y se sobreponga a las maravillas de la naturaleza. Es el hombre quien crea la civilización. Su trabajo es ilimitado.formacion del hombre 02

Cuando sean dominados los prejuicios por el conocimiento, entonces aparecerá en el mundo el "niño superior", con sus poderes maravillosos que hoy siguen ocultos; entonces aparecerá el niño que está destinado a formar esa humanidad, que será capaz de comprender y de controlar la actual civilización.

Formación del hombre, capítulo 3, "las nebulosas", María Montessori.

¿Estamos preparando el camino? ¿Nos estamos comprometiendo con las generaciones que comienzan su andar?  

Reflexionemos... En silencio... Con sinceridad.

 

 

Durante febrero, muchos padres de familia se encuentran en el dilema de elección de un colegio para sus hijos.  Antes, elegir una escuela era mucho menos complicado, después de todo, la mejor escuela es la que está cerca de casa ... dicen.   ¿Pero, qué sucede si en lugar de elegir una escuela, nos decidimos por elegir un "estilo de vida" una "educación para la vida" una "filosofía educativa" en lugar de un método de enseñanza?

Camilo Grazini nos presenta una visión de Montessori en sus orígenes, comparando con otros tipos de enseñanza. No todo es bueno, no todo es malo, pero por supuesto, siempre estamos en busca de lo que creemos es mejor para quienes más amamos: nuestros niños.

Esta es una visión general, global, de lo que ofrece Montessori, en comparación con otros sistemas educativos.  Les invitamos a conocernos, observar nuestros ambientes y tomar una decisión a partir del conocimiento del modelo que ofrecemos.  Informes y citas Cancún (998) 882 01 02 Playa del Carmen (984) 1099406, lunes a viernes de las 8:00 a las 14:30 hrs.

 

MARIA MONTESSORI Y LA EDUCACIÓN PROGRESIVA

letras de lijaDurante las dos décadas entre su primera publicación El método Montessori y la fundación de la “Asociación Internacional Montessori” (1909-1929), el trabajo de la Dra. Montessori encontró la Pedagogía Americana de John Dewey y la realización de éste, (Proyecto-método, 1918) William Herald Kilpatrick: el plan de Carleton Washburne ( La filosofía del currículo Winnekta, 1926) y dos de los pupilos de Montessori: Makinden (Sistema Individual de Trabajo) y Helen Parkhurst (La educación del Plan Dalton, 1927).

Sobre todo, el trabajo de María Montessori se topó con el grupo de Ginebra, del movimiento de educación progresiva, un movimiento que se institucionalizó con la formación de la “Asociación de la nueva Educación” en los años veintes.

Pierre Bovet, Adolphe Ferriere, Ovide Decroly (La función de globalización en la enseñanza, 1929), Edouard Claparede (con la educación “individualizada”, 1921), Roger Cousinet (con el método de trabajo en equipo: Un método de trabajo por grupos, 1925) y Celestin Freinet (con la escuela de prensa impresa: Imprimerie a l’ecole, 1927) – todos ellos son los contemporáneos de María Montessori, entre estos exponentes del nuevo movimiento también encontramos a Jean Pieaget con su desarrollo o acercamiento genético a la psicología experimental.

Desde mediados de 1920, el movimiento de educación progresiva (que puede ser identificado como métodos de “actividad” que promueven “la educación por medio de actividades, al contrario de la educación formal”) era dirigida por La Asociación de la Nueva Educación, que hasta cierto punto se refería a la investigación y documentación internacional en el campo de la educación. A partir de que el gobierno italiano no se une a la ANE, favorece directamente a la influencia dominante de Ginebra y su grupo de Psico-pedagogos (a expensas de Montessori y su trabajo). Así, estos protagonistas, mientras promovían sus métodos, iban excluyendo a Montessori más y más. El resultado acentuó el mal entendido entre los principios de la nueva educación y Montessori, quien ya sentía que no podía ser escuchada directamente, de hablar, tendría que hacerlo por medio de otros.

En la Formación del Hombre, Montessori escribe: “Hoy hay muchas corrientes importantes y personalidades en el campo de la educación. Está la Asociación de la Nueva Educación que desea promover la armonía y la colaboración de la nueva educación con el método Montessori y otros nuevos métodos (…)”.

En efecto, el grupo de Ginebra criticaba ciertos aspectos de la propuesta de Montessori y Montessori no estaba dispuesta a comprometerse. En cuanto a ella concierne, seleccionar algunos aspectos del método y excluir otros, significaba distorsionar de la naturaleza del método.

El resultado final fue como Montessori describe: “El mundo de la educación oficial hizo también, nuestro trabajo a un lado.”

Un principio de educación para todas las edades.

En la Formación del Hombre, Montessori, como hemos visto, habla de la unidad de la personalidad humana. “La personalidad humana es esencialmente una, durante las etapas sucesivas de su desarrollo.” Y por esto, precisamente, es que “debemos concebir un principio de educación que se refiera a todas las edades”. Este principio de educación puede ser: “Ayuda dada para que la personalidad humana logre su independencia, u ofrecer los medios para liberar a la personalidad humana de la opresión de la edad – viejos prejuicios en cuanto a la educación (…). La defensa del niño, el reconocimiento científico de su naturaleza y la proclamación social de sus derechos, deberá reemplazar la forma fragmentada de concebir la educación”.

Y aun así, muy seguido, en aras de la conveniencia, usamos la expresión del “método Montessori” en un hecho actual que María Montessori prefiere identificar como su contribución, su enfoque a “ayudar la independencia”.

cadena del mil presentacionMontessori contrasta su enfoque, no solo con la educación tradicional, si no también con los métodos “experimentales”. Afirma que su propuesta es de validez universal, ya que aplica a todas las fases de desarrollo del ser humano. Escribe así: “Que es exactamente este método, que comienza con bebés recién nacidos y se extiende a los universitarios. Otros métodos no tienen una función tan amplia. Por ejemplo, el método Froebel se encarga de los niños antes de ir a la escuela; que inspiró a Pestalozzi a la escuela primaria; mientras los métodos de Herbart tratan principalmente con la educación primaria y secundaria. Entre otos métodos modernos encontramos a Drecroly en escuelas primarias, y el plan Dalton en escuelas secundarias, etc. Los métodos tradicionales han sido cambiados, pero el maestro de una etapa en particular, no puede enseñar otras etapas. Ningún maestro de secundaria se preocupa por los métodos empleados en las escuelas pre-primarias, aun menos de aquellos métodos empleados en las guarderías. Cada etapa está definida claramente, y sus métodos, que hoy en día aumentan constantemente, están siempre limitados a las escuelas, de una u otra de éstas bien definidas, categorías. El pensar en el liceo, usando el método Froebel simplemente no tendría sentido. El centrar métodos de la guardería en la universidad, seria lo mismo.”

Y en base a otros documentos, podemos sumar los nombres de Decroly, otros métodos centrados en la escuela primaria o pre-primaria: el método Cousinet, el método Claparede, etc.- los nuevos métodos que Montessori afirma “continúan aflorando”.

 

prima casa bambini sanlorenzo1907

Por encargo del Instituto dei Beni Stabili de Roma, María Montessori abrió el 6 de enero de 1907, en el Barrio di San Lorenzo, uno de los barrios obreros más pobres de Roma, la primera "Casa de los niños".

A partir de ese momento, la pedagogía Montessori se difundió por Italia y poco a poco por el resto del mundo.

Este método, ya maduro por la experiencia y por la reflexión, fue expuesto por la Dra. Montessori en su libro "Il metodo della pedagogia scientifica applicato all'autoeducazione infantile nella Casa dei bambini (1909)", editado y traducido en diversos idiomas.

La Dra. Montessori escribió en su libro El niño, el secreto de la infancia:

"Era el 6 de enero de 1907 cuando se inauguró la primera escuela para niños de tres a seis años, no con mi método, pues entonces no existía todavía: pero se inauguró aquella escuela donde mi método debía nacer un poco después.

Aquel día, no se componía más que de unos cincuenta niños muy pobres, de aspecto rústico y tímido, algunos lloraban, casi todos hijos de analfabetas y sometidos a mis cuidados.

prima casa bambini 3El proyecto inicial era reunir a los hijos de los inquilinos de una casa de vecindad en un barrio obrero, para impedir que quedaran abandonados por la calle y la escalera, ensuciando las paredes y sembrando el desorden. En la misma casa se dispuso una habitación con este objetivo y fui encargada de esta institución, que "podría tener un excelente porvenir". Por una sensación indefinible, sentí confusamente en mi interior que se inciaba una obra grandiosa de las que hablaría todo el mundo tal como se anunció con énfasis en la inauguración.

Todos los que acudieron a la inauguración quedaban asombrados y decían: ¿por qué la Dra. Montessori exagera tanto la importancia de un asilo para niños pobres?

Comencé mi obra como un campesino que hubiera guardado separadamente la buena semilla y le ofrecieran un campo fecundo donde sembrarla con toda libertad.

Pero no fue así; apenas removí los terrones de aquella tierra virgen, encontré oro en lugar de grano. La tierra ocultaba un tesoro precioso. Ya no era el aldeano que había imaginado: era como el talismán que Aladino tenía entre las manos sin saberlo, una llave capaz de descubrir inmensos tesoros ocultos.

Los únicos gastos posibles eran los ordinarios en una empresa de escasos recursos, es decir, los muebles y objetos absolutamente necesarios. Por esa razón, se comenzó por fabricar muebles y adquirir algunos objetos.

La Casa de los Niños, no era una verdadera escuela: era una especie de de máquina de contar, puesta a cero al iniciarse una labor. Al no poder contar con los medios para crear aulas con bancos y mesas escolares, empezamos a adaptar un mobiliario sencillo como el de una habitación cualquiera de una casa.

material montessoriAl mismo tiempo, hice fabricar un material científico, exactamente igual al que yo usaba en una institución de niños con discapacidad mental. Precisamente por haber sido utilizado para ese objetivo, nadie pensó que pudiera llegar a ser un material escolar. No hay que imaginar que el "ambiente" de la primera Casa de los Niños fuera amble y gracioso como el que presentan en la actualidad estos colegios. "

Esas fueron sus impresiones, los inicios de lo que hoy es un movimiento educativo internacional que sigue los mismos lineamientos científicos que la Dra. Montessori implementó.

Quien haya estudiado el movimiento pedagógico reformista, sabrá que alrededor de 1900 surgió la consigna: ¡todo a partir del niño! Era más o menos la época en que se descubrió y cultivó "el arte en la vida del niño" y también la época en que el naciente movimiento radical de la juventud reivindicó para sí la posesión del enfoque sano y liberador de la contemplación del mundo. En todos estos inicios se puso de manifiesto que la juventud, en el encuentro pedagógico, ha llegado a ser de manera unilateral el objeto de la voluntad educadora de los adultos. Ella misma es una forma de la vida humana por derecho propio, y ya nunca más debiera perderse del todo el pensamiento de J. J. Rousseau, acerca del valor propio de los tempranos estadios de la vida. El niño existe en un mundo vivencial en donde los factores ambientales dados no significan lo mismo que en el nuestro, el mundo de los adultos. Aún se puede ir más lejos y afirmar que mucho de lo que existe, no existe aun para el niño; algo que para nosotros carece de importancia, es aun importante para él. Pero la amplia zona de las cosas, que en la misma medida parecen existir tanto para el niño como para el adulto, debe ser interpretada psicológicamente en el sentido de que en ella las mismas cosas desempeñan papeles completamente diferentes; es decir, que llevan acentos de significado y valor distintos. Esta diferencia de visiones del mundo puede deducirse esencialmente de la diferencia de las estructuras psíquicas condicionadas por la edad, estructuras que rigen el rumbo y la intensidad de la observación y del comportamiento.

Son hasta ahora exitosos los informes entregados sobre Montessori en las Casas de los Niños que hicieron que sus métodos pedagógicos parecieran a muchos de los hombres más progresistas algo semejante al camino hacia un nuevo día o el sendero más rápido, no descubierto aun, hacia las reformas fundamentales. Muchos de estos hombres progresistas que mantuvieron algunas conversaciones con Montessori interesándose por su trabajo tenían ya una carrera prestigiosa y muchos lograron éxitos.

prima casa bambini 2El luminoso interés que ofreció la primera "Casa de Bambini" en los suburbios de Roma, ha tenido eco hoy en día. Los educadores modernos se enfrentan con el vandalismo y la violencia sin objeto de los niños económica y culturalmente privados que rechazan al tradicional sistema escolar y son rechazados por él.

Montessori se interesó, siendo estudiante de medicina y trabajando como interna en la clínica psiquiátrica de Roma, por los "niños idiotas", que entonces se albergaban en los llamados manicomios. Es innegable que el éxito de Montessori sobrepasó con mucho las más acariciadas esperanzas de sus protectores, aunque no así las suyas. No solo se impidió el vandalismo, sino que estos entre tres a siete años fueron buenos alumnos. Aprendieron modales, limpieza, ciertas gracias en sus actos y algo acerca de una alimentación adecuada, pero, además, se hicieron amigos de los animales y las plantas y se aficionaron a las artes y trabajos manuales. Adquirieron un entrenamiento sensorial y motor con los instrumentos didácticos, e incluso aprendieron las destrezas simbólicas básicas de contar, leer y escribir, muchas veces antes de cumplir los cinco años de edad.

En Italia se habían realizado ya antes del movimiento de la educación nueva algunos ensayos de interés como los de Rosa Agazzi y su hermana con niños pequeños, pero sin ninguna idea pedagógica revolucionaria y original.

El movimiento de la educación nueva comienza con la doctora María Montessori y sus "Casas de los Niños", la primera de las cuales fue fundada en Roma en 1907. Las casas no son solo lugares de instrucción, sino ante todo de educación para la vida.

Paralelamente, se abrieron otras escuelas innovadoras de magno interés como la "Escuela Rinnovat" de Milán, fundada también en 1907 por la señora Giuseppina Pizzigoni, basada en actividades prácticas y artísticas, la escuela fue fruto de la concepción personal de su fundadora y aspiraba a ser una escuela vital para niños de ambos sexos, de seis a catorce años, que disfrutaban una educación activa en todos los sentidos con talleres, campos agrícolas, actividades domésticas, etc. Otra corriente fue la Escuela de la Montesco, fundada por el barón de Fraschetti y su esposa para los hijos de los colonos y en las que el estudio de la naturaleza se desarrolló extraordinariamente. Especialmente interesantes son los cuadernos y calendarios llevados a cabo por los niños en relación a esta educación.

prima casa bambini1Algo que debe llamar poderosamente la atención a todos los educadores, investigadores, padres de familia y futuros educadores en este milenio, es el papel trascendental que jugó y sigue jugando, la educación de la doctora Montessori, a pesar de su título severo: "Método de la Pedagogía Científica", es el conglomerado de ternura y solicitud para la primera infancia. La gran educadora italiana no solamente ama a los pequeños, sino que, además, los conoce. Ha adivinado las fuerzas misteriosas que recelan y ha comprendido la necesidad de dejar que esas fuerzas se desarrollen sin opresión, mostrando con un lenguaje verdaderamente persuasivo que el niño debe ser libre, que no puede instruirse mas que por su propio esfuerzo y que su evolución es más contrariada que favorecida por las palabras y exhortaciones de las maestras y adultos a su alrededor.

Hay que reiterar que la "Casa de los Niños" es un lugar en que los niños pueden expresarse libremente y revelar necesidades y actitudes que permanecen reprimidas cuando no existe un ambiente adecuado que permita su actividad espontánea. En la "Casa de los Niños", el ambiente adecuado al niño responde a su necesidad de obrar inteligentemente.

En palabras de la Dra.: "He hecho construir mesitas de varias formas, livianísimas, de manera que dos pequeños de cuatro años puedan transportarlas con suma facilidad. Además he mandado a fabricar sillitas, algunas de esterilla, otras de madera, livianas y construidas con elegancia, pero que no son una reproducción en pequeño de la silla de los adultos, sino proporcionales a la forma del cuerpo infantil. Forma parte de la dotación de mobiliario un lavatorio muy bajo, de manera que sea accesible a los pequeños, hay estantes y pequeños cuadros que representan escenas de familias muy agradables a la vista de todos. Las mesas, las sillitas livianas y transportables, permiten al niño elegir la ubicación más apropiada. En fin, en la casa de los niños, ellos aprenden a moverse, moviéndose; aprenden a ser hábiles manejando sin prohibiciones todo aquello que les rodea; aprenden a inhibir torpezas cometiéndolas al principio, sin ser por ello castigados ni amonestados, y comprobando personalmente que los resultados, son desagradables para ellos y para los demás, que esas torpezas provocan la libertad, que le permite el error y que les permite también aprender a corregirlo y evitarlo por experiencia personal."

Un año más y serán, seguramente, muchos más de Casas de los Niños y educación Montessori en todo el mundo.

Esta foto fue tomada hace un siglo ...

prima casa bambini 4

 ¡Bienvenido 2016!

 

¿Recuerdas tu infancia? ¿Te sientes identificado de alguna manera con este texto escrito por Catherine Mctamaney?

 

Fuimos niños una vez. Tuvimos varios maestros, asistimos a varias escuelas y de una u otra forma, hicimos frente a los adultos. Crecimos y crecimos hasta que en un momentoun  dejamos ser niños, luego dejamos de ser  estudiantes y de alguna manera nos convertimos en los adultos con los que otros niños tienen que tratar. Pero es un hecho, fuimos niños alguna vez.

niños alguna vezEncontramos Montessori debido a las experiencias que tuvimos como niños y como estudiantes, por la forma en que tratamos con los adultos y la forma en que nos trataron. Para algunos de nosotros, esas experiencias fueron tan positivas que nos sentimos comprometidos a repetirlas con otros niños. Para para otros, tal vez esas experiencias fueron tan hiriente que se compromenten a asegurar que ningún niño las sufrirá. Ya sea que hemos llegado a Montessori porque en nuestra infancia nos hicieron sentir felices o porque nuestra infancia nos hizo sentir insignificantes, estamos aquí ahora, gracias a los niños que fuimos.

Cuando se enfrenten al niño con un corazón que está abierto y desbordante, encontrarán a ese niño dentro de ustedes. Recuerde al adulto que amaba entrañablemente y responda de la forma en la que ese adulto habría actuado con usted. Cuando se enfrenten al niño cuyo corazón está encerrado y triste, encontrarán  también a ese niño que fueron; rcuerden entonces al adulto que más temían y respondan de la forma en que ese adulto no hubiera actuado con ustedes.

Un día, abrimos los ojos y nos encontramos con obligaciones, debiendo obedecer a nuestros despertadores y horarios  y chequeras. Un día, abrimos los ojos y nos encontramos con cónyuges e hipotecas y los también con nuestros propios niños. Un día, abrimos nuestros ojos y descubrimos que, poco a poco, imperceptiblemente, dejamos de ser niños. ¡Qué inmenso perjuicio a los niños que una vez fuimos, si nos olvidamos de qué se sentía entonces. Simplemente porque hemos dejado de ser niños, no quiere decir que nunca lo fuimos. Juro que es verdad, fuimos niños una vez.

 "El niño no es mayor misterio que su propio corazón. Debemos aprender a llamar al hombre que yace latente en el alma de un niño". 
María Montessori.

 

El adulto complica las situaciones simples

 Compartimos un texto escrito por Catherine McTamaney.  Una linda reflexión de cómo cada momento es un punto de oportunidad.

"El secreto de la buena enseñanza, es considerar la inteligencia del niño comoniña abre puerta
un campo fértil  en el que la semilla puede ser sembrada,
para poder crecer bajo el calor de la llama de la imaginación." María Montessori.


¡Qué complicados son los niños!  ¿En serio?  Podemos rastrear su desarrollo, predecir las habilidades emergentes, juzgar sus brotes de crecimiento y trazar su progreso. ¿No hace que todo parezca más o menos igual al final?  Los niños vienen a nosotros, aprenden con nosotros y se van. Tres años de edad que se convierten en cuatro años. Cuatro años de edad que se convierten en cinco años. Y así, etcétera, etcétera, etcétera.

Con el tiempo, mientras más trabajamos con los niños, vamos creciendo sintiéndonos más cómodos con nuestras espectativas, y así podemos entender mejor al niño cuyo desarrollo es sorprendente. Pero en ese confort, a veces podemos proyectar a los hijos basándonos en lo que esperamos de su desarrollo, cuando en realidad deberíamos estar respondiendo a ese desarrollo, porque lo hemos visto concretamente en cada niño. No todos los niños tienen la misma actitud ante la primavera.  No es siempre diciembre un mes difícil. ¿Acaso siempre el mejor trabajo del año ocurre en enero o febrero? Tal vez, tal vez no.

niña lava plantaRecuerda el secreto de la infancia, ¿cuál es el secreto? Es esa unidad interior que empuja y que no podemos percibir, que ya no podemos entender porque  ya no somos niños. En nuestra pérdida de palabras, buscamos otras formas de desmitificar a los niños. Hacemos un seguimiento y predecimos y juzgamos, hasta graficamos. Ponemos el desarrollo de los niños en cuadros claramente definidos,  cuidando el montaje de técnicas repartidas para que los padres entiendan. Nos justificamos. Las listas de verificación son más fáciles de compilar para el profesor y es más fácil que los padres las entiendan. Pero, ¿qué pasa con los detalles que no encajan en los cuadros predispuestos? Pasamos por alto la maravilla única de cada niño, centrándonos en cambio en las predicciones que hemos elegido. Nos encontramos con nuestra lista de los rasgos individuales que valoramos y comprobamos cuando el niño los ha mostrado y así abdicamos a nuestro deber de seguir  al niño para tratar de percibir las galaxias incontables que habitan dentro de cada niño.

Si no somos capaces de dar fácilmente los detalles, si es demasiado difícil o requiere mucho tiempo para describir la maravilla única de cada niño, no estamos prestando suficiente atención. Montessori se basa en la atención a cada individuo. Los niños vienen ante nuestros manuales. Debemos saber, en todo momento, las infinitas maneras en que dos niños son diferentes, o no estamos viendo con suficiente cuidado a cada individuo. El uso de una lista de verificación para su simplicidad tiene sus méritos. Pero no pretendamos que los niños sean simples. Dejemos espacio para lo inesperado, y es importante saber que ¡cada niño es inesperado!

niñas cocinan pastelillos

 

 

<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

Página 10 de 59

Eventos del mes
<<  Enero 2018  >>
 Dom  Lun  Mar  Mie  Jue  Vie  Sab 
   1  2  3  4  5  6
  7  8  910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   
Buscador
Visitas

Visitas hoy:73
Visitas este mes:8715
Visitas este año:8715
Visitas totales:328961
Activado desde:12-09-09
Últimas fotos