“Cuando la gratitud es tan absoluta las palabras sobran”
Álvaro Mutis

Edith Sánchez es una escritora y periodista colombiana, ganadora de varios premios de crónica y gestión cultural. Algunas de sus publicaciones son "Inventario asombroso" "Humor Cautivo" y "Un duro, aproximaciones a la vida". Ella es la autora del texto que compartimos a continuación.

 

Agradecer

El sentimiento de gratitud no corresponde a una de las emociones básicas. Todo lo contrario. Para experimentarla se requieren una serie de procesos complejos en la mente. No todo el mundo puede experimentar gratitud. Es una virtud reservada para los espíritus más elevados y para las inteligencias mejor desarrolladas.
A diferencia de otros sentimientos, el de la gratitud no aparece como un impulso simplemente. La gratitud exige que haya un sistema de valores éticos, en donde estén resueltos los conceptos de dar y recibir, además de una renuncia a la visión egocéntrica de la vida.


El trasfondo de la gratitud y la ingratitud

La gratitud puede definirse como un sentimiento de aprecio y valoración por las acciones que otros hacen a favor nuestro. Implica una suerte de deuda moral con quien nos hace bien. Deuda que no significa hacer un cálculo para redimirla, sino elevar la estima por quien nos hace un favor o nos prodiga un bien, y estar abiertos a la posibilidad de corresponder por el beneficio recibido.

No solamente los seres humanos experimentan gratitud. También los animales superiores cuentan con esta virtud, aunque la expresen en forma rudimentaria. Un perro, por ejemplo, entrega su lealtad a quien se ocupa de cuidarlo y amarlo.

Las personas que no son capaces de experimentar gratitud tienen un elevado narcisismo. No solamente tienen problemas de memoria, sino que también dan por sentado que merecen toda la ayuda que reciben. De hecho, muchos de ellos se atribuyen por completo los beneficios que obtienen y omiten por completo lo que los demás aportaron para poder lograrlos.

La ingratitud es propia de personas que han sido criadas con exceso de gratificaciones. No se les enseña a valorar lo que otros les dan. Sus padres le inculcan la idea de que lo merece todo, por ser quien es.

Quien ha pasado por dificultades y las ha resuelto, sabe el inmenso valor que tiene la ayuda de otros. Nada como sentirse impedido para algo, o atrapado, o vencido, para entender que la mano que otro tiende es un verdadero regalo del cielo.

Los beneficios de la gratitud

La gratitud es un sentimiento sutil y sofisticado. Casi un arte. La gratitud germina sobre la convicción de que los seres humanos somos incompletos y que nos necesitamos mutuamente. Es el producto de haber desarrollado una ética de cooperación, en lugar de una actitud de competencia o confrontación.

Según un estudio llevado a cabo por Rollin McCraty y Doc Childre, representantes de HeartMath Research Center y Quantum Intec Inc., respectivamente, las personas que son capaces de experimentar gratitud obtienen grandes beneficios para el buen funcionamiento de su corazón, tienden a enfermar menos y son, en general, más felices.

Los agradecidos son también personas que difícilmente dan cabida a sentimientos negativos como el arrepentimiento, el resentimiento y la envidia. Son capaces de sentir gratitud, precisamente porque eligen ver lo mejor de las personas y guardarlo en la memoria.

También son más generosos. Reconocen que la ayuda mutua es un valor importante y por eso no solamente son capaces de apreciar la ayuda que reciben, sino que también están dispuestos a ayudar a otros. Por eso no todos saben agradecer: es una virtud que solamente tienen los mejores.

“La gratitud no solo es la más grande de las virtudes, sino que engendra todas las demás”
Cicerón

 

Tolerancia.  Aceptación.  Ambas palabras nos dan la idea de no tener otra opción más que doblegarnos ante lo que se nos presenta y reaccionar no por convicción, sino por deber.  A pesar de que cada una de las frases que difunden el concepto tiene siempre un marco positivo, al escuchar la palabra nos queda una sensación de insatisfacción o bien de que lo estamos haciendo porque somos tan bondadosos que estamos sobre todos los demás.  

Cada vez que tenemos que "tolerar" es porque nos enfocamos en los puntos que nos molestan. Las diferencias. Todo aquello que va contra nuestros deseos, por lo tanto divide y nos hace voltear y no querer pertenecer, ni siquiera convivir con quien tiene puntos de vista y estilos de vida diferentes a los nuestros.

Sin embargo, en cada situación, aún en aquello que más nos pudiera molestar, existen detalles que pudieran ser positivos y tal vez hasta agradables.  En la medida en que nos demos la oportunidad de observar y admirar lo positivo que existe en cada situación, en cada relación, no tendremos que ser tolerantes ante lo negativo, pues será únicamente lo positivo lo que nos mantendrá ocupados.

Pongámonos a pensar por un momento en aquello que más nos molesta de nuestros seres queridos y, si somos honestos, aprendemos a vivir con ellos no porque los toleramos, sino porque hemos aprendido a amar lo positivo que hay en ellos y a partir de eso, nos amoldamos para poder evitar los desencuentros.

Sensibilizar en lugar de tolerar.  Sensibilizarnos ante la belleza de quienes son diferentes y desde esa sensibilidad, enriquecernos con lo positivo que hay en ellos. 

Ciertamente habrá circunstancias en las que no podamos encontrar ese punto de contacto.  Ciertamente tenemos muchas oportunidades para tratar de ser mejores cada día, recordemos que siempre habrá alguien que buscará esa parte de nosotros para poder cambiar de "tolerarnos" a "amarnos".

 

tolerancia sensibilizar

 

“El maestro tiene el papel de moderador, de guía. El profesor debe ser eminentemente un profesional reflexivo y auto-crítico, por lo tanto, en su formación debe considerarse el análisis, la reflexión, la actividad científica y el espíritu crítico. El alumno tiene un papel sumamente activo, él es el primer responsable de su aprendizaje.” Pérez y Morano


material de desarrollo 1Al haber elegido un Colegio Montessori AMI para que tus hijos se desarrollen, seguramente influyeron diferentes ideas –probadas, conocidas, intuidas o escuchadas de terceros, que motivaron la elección de esta filosofía educativa. Dentro de las diferentes corrientes didácticas, Montessori destaca por la forma en la que permite que el niño tome decisiones libremente, partiendo del principio de responsabilidad consciente.

En el libro Fundamentación en Didáctica, de Pérez y Morano se explican las diferentes corrientes didácticas y la forma en la que maestros y alumnos interactúan en la diaria convivencia escolar.

La forma en que se conceptualiza el proceso enseñanza-aprendizaje influye directamente en la práctica Esta es una de las razones por las que es importante que se conozcan las diferentes posturas didácticas.
Te invitamos a conocerlas:

material de desarrollo 2

Didáctica tradicional
La enseñanza se concibe como transmisión y el aprendizaje como recepción de información. Los objetivos no tienen mayor importancia y, si se plantean, se dirigen hacia metas de la institución o del profesor. Los contenidos se presentan como un listado de temas. Se favorece el enciclopedismo. La actividad de aprendizaje más utilizada es la exposición, la voz del maestro es el principal recurso didáctico. La frase característica es “el maestro explicará”. La evaluación del aprendizaje se concibe como una actividad final de la enseñanza. Es una actividad mecánica que básicamente se reduce a la aplicación de exámenes. Se considera una actividad auxiliar en la administración educativa. El maestro es un personaje estático que se dedica a transmitir información. El alumno es un personaje estático, todavía más que el profesor. El alumno recibe y memoriza información.

 

material de desarrollo 3Tecnología educativa
La enseñanza implica el control de la situación en la que ocurre el aprendizaje, y éste se concibe como el conjunto de cambios y/o modificaciones en la conducta que se operan en el sujeto como resultado de acciones determinadas. Los objetivos son una descripción clara, precisa y unívoca de las conductas
que se espera que el estudiante logre y manifieste después de completar un ciclo de aprendizaje. La sistematización de la enseñanza gira alrededor los objetivos. Los contenidos los determinan los expertos o la institución y no se admiten críticas de parte de los profesores o alumnos. Los contenidos son los mismos para todos los “horizontes educativos” y se espera que sean válidos para todos ellos. El profesor planea minuciosamente las actividades para conseguir los objetivos, es decir, para lograr la conducta deseada. El maestro controla el ambiente y los estímulos y rechaza la improvisación. La evaluación del aprendizaje debe estar íntimamente relacionada con los objetivos de aprendizaje y con la naturaleza de éste. La evaluación se ocupa de verificar el logro de los objetivos. El maestro, más que experto en contenido, es experto en técnicas, un ingeniero conductual que, como tal, controla, dirige, orienta y manipula el aprendizaje. El maestro maneja principios rigurosos de planeación y estructuración de la enseñanza. El alumno acata las instrucciones y la guía del profesor para lograr los objetivos.


Didáctica crítica

La enseñanza y el aprendizaje son un proceso indisoluble; el aprendizaje es un proceso, no un resultado, y es influido por el ambiente y características de cada aprendiz. Los objetivos deben expresar claramente los aprendizajes importantes que se pretenden alcanzar, por lo que el análisis profundo de la material de desarrollo 4práctica docente es imprescindible. Se rechazan los objetivos conductuales porque fragmentan el conocimiento. Los objetivos deben favorecer la integración de los contenidos, el establecimiento de relaciones, el tener una visión de conjunto de los objetos de estudio y la comprensión de la complejidad de los problemas que presenta la práctica profesional. Los contenidos deben presentarse lo menos fragmentados posible y se debe ser flexible en su enseñanza así como favorecerse que el aprendizaje implique operaciones superiores del pensamiento que promuevan las relaciones e interacciones entre los contenidos. Tanto profesores como alumnos participan y deben participar en la elaboración del temario. El énfasis de las actividades de aprendizaje está en el proceso y no en el resultado. El profesor debe ser un promotor del aprendizaje y tanto él como el alumno son responsables de una investigación, indagación y reflexión permanente. Las actividades deben permitir que el alumno opere sobre el conocimiento y la transferencia de la información a problemas reales. En la evaluación del aprendizaje, tanto alumnos como profesores son protagonistas. La evaluación debe permitir la reflexión y la identificación de factores que hayan entorpecido o favorecido el proceso enseñanza-aprendizaje. Hay una clara diferencia entre evaluación y acreditación. El maestro tiene el papel de moderador, de guía. El profesor debe ser eminentemente un profesional reflexivo y auto-crítico, por lo tanto, en su formación debe considerarse el análisis, la reflexión, la actividad científica y el espíritu crítico. El alumno tiene un papel sumamente activo, él es el primer responsable de su aprendizaje. Se espera que el alumno participe, investigue, critique, evalúe y aporte.

 

 

 

<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

Página 1 de 89

Eventos del mes
<<  Diciembre 2016  >>
 Dom  Lun  Mar  Mie  Jue  Vie  Sab 
      1  2
  4  5  6  7  8
11121314151617
18
Buscador
Visitas

Visitas hoy:101
Visitas este mes:514
Visitas este año:106023
Visitas totales:246591
Activado desde:12-09-09
Últimas fotos